Black Hat SEO

Black Hat SEO

Qué es el Black Hat SEO

En plena era tecnológica en la que no estar presente en la red es sinónimo de no existir para la gran mayoría de las empresas y particulares, la visibilidad de nuestro portal es crucial.

El objetivo de conseguir ser más visibles que nuestra competencia y a su vez ampliar el espectro de nuestro público objetivo se ha convertido en toda una obsesión por parte de todos aquellos que tratan de sacar algún tipo de provecho de su presencia en internet.

Conseguir aparecer lo más arriba posible en las páginas de resultados de los distintos buscadores, tales como Google, Yahoo o Bing, no es nada sencillo, lo que ha provocado que cada vez sean más los poseedores de sites que confían esta tarea a los profesionales del posicionamiento web, expertos en SEO.

Ellos, a través de su trabajo, tanto en el área más técnica como a través del establecimiento de una serie de pautas a seguir en la elaboración de todos los contenidos vertidos en una página web, son conocedores de las exigencias establecidas en cada momento por el algoritmo que Google utiliza para posicionar de manera automática a un portal o a otro y, lo que es más importante, de cómo conseguirlo.

Un trabajo que no consigue resultados visibles de un día para otro y que debe llevar aparejado el cumplimiento de todos estos pasos marcados desde el SEO a los distintos estamentos que trabajan en una página web en busca de este objetivo común: Mejorar el posicionamiento en las páginas de resultados de los distintos buscadores.

Fruto del tiempo que en muchas ocasiones requiere el análisis de un portal, la detección de errores en las rutinas productivas, la elaboración de un plan a seguir ‘ad hoc’ para cada site, y la incorporación de las nuevas pautas necesarias para ascender en los resultados de búsqueda, son muchos los dueños de páginas web que recurren al hermano villano del SEO conocido como Black Hat SEO.

El Black Hat SEO no es más que un conjunto de técnicas destinada a engañar, por la vía rápida, a los distintos buscadores para que estos indexen un determinado portal lo más arriba posible en sus resultados de búsqueda. A los que usan éste tipo de técnicas se les denomina Black Hatter.

El término Black Hat proviene de las películas de vaqueros dónde, normalmente, “los malos” llevan sombrero negro mientras “los buenos” los llevan blancos.

En busca de la ansiada aparición en las primeras posiciones de Google, Yahoo o Bing, los conocedores del Black Hat SEO desafían las políticas exigidas por parte de estos buscadores consiguiendo colocar los portales con los que trabajan como resultado principal, independientemente de la calidad del contenido de la página indexada, alterando el correcto funcionamiento de los algoritmos de cada buscador.

A pesar de conocer las penalizaciones a las que se exponen los portales como los webmasters que recurren a este tipo de técnicas, la penetración del Black Hat SEO continúa siendo el gran caballo de batalla de empresas como Google.

Después de las extinción de tácticas de Black Hat SEO como el ‘Cloacking’ o el ‘Comentario Spam’ en los blogs y de la reducción de otras tales como el ‘Spamming Keywords’ también conocida como ‘Keyword Stuffing’ o la inclusión de ‘Texto oculto’ como entradas, cada vez más controladas y detectadas desde los distintos motores de búsqueda.

En los últimos tiempos, algunas de las técnicas más utilizadas, y de las que tienen pleno conocimiento en los distintos buscadores online, son la compra-venta de enlaces, el intercambio de los mismos o el uso de ‘backdoors’. Una serie de movimientos que cada vez resultan menos efectivos y que está llevando a los expertos en Black Hat a estrujarse el cerebro en busca de nuevos entresijos que les permita detectar fallos tras la actualización de cada algoritmo con los que trabajar en busca del mejor Ranking para cada web.

White Hat SEO vs. Black Hat SEO - CompuMarketing

Como la mayoría de grandes expertos en SEO advierten, tales como Rand Fishkin o Cyrus Shepard, el uso de técnicas Black Hat son pan para hoy y hambre para mañana. A modo de ejemplo. Un SEO utilizando técnicas Black Hat consigue mejorar las visitas de un portal y, como consecuencia, sus ingresos, en 10.000 euros en dos meses. Sin embargo, uno que hace uso de las técnicas de White SEO -o SEO bueno- consigue aumentar los ingresos de un portal en 1.000 euros mensuales al cabo de siete meses.

El Black Hat SEO ofrece resultados muy interesantes a corto plazo sin erigirse como una opción estable a medio-largo plazo, cuando estas técnicas dejan de surtir efecto. El White SEO, por lo contrario, ofrece una mejora lenta, pero progresiva y sostenible en los resultados de búsqueda de un portal web. La elección, pues, parece sencilla.

Puntuación
[Total: 1 Promedio: 10 de 10]

Artículos relacionados---

Deja un comentario---

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.