Cómo funciona la publicidad en Twitter

Cómo funciona la publicidad en Twitter

Existen diversas formas de aprovechar la gran difusión que tiene Twitter entre sus millones de usuarios. Cada cierto tiempo se cuela en nuestra página de inicio un tuit de una firma comercial. “¿Qué hace ahí este mensaje si yo no sigo a esa marca?” Obviamente, se trata de un tuit patrocinado. Lo mismo cabe decir de los Trending Topic promocionados.

La mayor parte de las empresas no tienen capacidad financiera para acceder a estas dos fórmulas de promoción, suelen ser un coto cerrado para firmas de primer nivel. Por ejemplo, en Estados Unidos, ser trending topic cuesta 200.000 dólares al día… Y es que estas fórmulas permiten elegir la zona geográfica o el idioma a los que se dirige la campaña.

No obstante, Twitter no ha logrado todavía acercarse al nivel de desarrollo que tienen Facebook o Google en relación a su sistema de anuncios. Ya conocemos Google Ads.

En el caso de Facebook puedo citar un ejemplo propio y elocuente para demostrar el éxito de su fórmula.Un grupo de música irlandés poco conocido puso un anuncio en Facebook filtrándolo a través de los gustos musicales de los usuarios de determinadas zonas de Europa. Yo vi el anuncio, escuché alguna canción del grupo, me gustó, y cuando vinieron de gira a España fui a su concierto. Conclusión, un anuncio en las redes sociales, con una filtración eficaz, garantiza buenos resultados, ya quieras vender una bicicleta o tu música.

Pero, estábamos con Twitter. En business.twitter.com se puede iniciar una campaña de marketing más humilde promocionando una cuenta o un tuit. Usando las opciones de segmentación por seguidores e intereses podremos afinar más la recepción de nuestro mensaje.

Otra fórmula para promocionar un producto son los tuits patrocinados encubiertos. Es una fórmula utilizada por grandes marcas y empresas más modestas. Si Sara Carbonero escribe un tuit contando las bondades de determinado champú, miles de seguidores en todo España y parte del extranjero, pensarán en ese champú la próxima vez que vayan al supermercado.

Os ponemos otro ejemplo muy famoso. Charlie Sheen es uno de los reyes de Twitter. Una empresa le pagó 8.000 dólares por nombrarla en un mensaje. A las pocas horas, miles de seguidores del díscolo de la familia Sheen hacían click en la web de la empresa. 8.000 dólares muy bien invertidos. Y Charlie apenas tuvo que mover un dedo para ganarlos.

Pero a niveles más humildes también existe el tuit patrocinado encubierto. Por ejemplo, un perfil sobre ocio y cultura en Madrid con una buena cantidad de seguidores canta las bondades de un determinado restaurante: “las mejores hamburguesas de Lavapiés”. Los seguidores de esa cuenta de ocio y cultura de Madrid lo leen, miran la foto de una hamburguesa a la hora de cenar y buscan su ubicación a través de Google Maps.

Es evidente que los canales publicitarios han cambiado gracias a las nuevas tecnologías y las redes sociales. La eficacia a la hora de aprovecharse de estas nuevas herramientas de marketing son claves para el futuro de las empresas, grandes y pequeñas.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 10]

Artículos relacionados---

Deja un comentario---

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.