Cómo reforzar nuestra identidad digital

Cómo reforzar nuestra identidad digital

La identidad digital es un concepto vinculado a internet y las redes sociales. Una adecuada gestión de la identidad digital nos asegurará una buena reputación online, la cual es fundamental en la mayor parte de trabajos de la actualidad.

Ya sea para encontrar trabajo, para reforzar una imagen de marca o encontrar nuevos clientes para nuestro servicio o empresa, la gestión de la identidad digital es un aspecto clave. En las medianas y grandes empresas, figuras como la del community manager se encargan de velar por la reputación online de la organización.

Pero es muy posible que en nuestro negocio particular no tengamos la posibilidad de contratar a un community manager. Somos nosotros los que tendremos que gestionar nuestra propia imagen de marca. ¿Cómo?

Los perfiles en las redes sociales son la base de la identidad digital. Linkedin, por ejemplo, es la red social profesional más popular. Los expertos aseguran que un buen perfil en esta red es casi imprescindible para conseguir una buena visibilidad en internet. Muchos potenciales clientes llegaran a nosotros a través de ella. Actualizar el perfil permanentemente trasmitiendo una imagen de eficacia y profesionalidad es buena forma de comenzar a reforzar nuestra reputación online.

Esto no quiere decir que haya que edulcorar nuestra trayectoria laboral. A poco que los visitantes de nuestro perfil sean observadores, detectarán cuando nuestra carrera profesional está hinchada. No se trata, por tanto, de que aparezcan decenas de trabajos y máster, si no de que nuestro perfil esté cuidado y transmita un enfoque particular.

Por ejemplo, si somos periodistas, lo ideal es que aparezcan las experiencia vinculadas a ese sector. A veces, tres o cuatro experiencias bien explicadas tienen más eficacia que un perfil infinito.

El resto de redes sociales también refuerzan la identidad digital. Twitter sigue ganando importancia en diversos sectores. Contar con un perfil meticuloso y popular siempre ayuda. Lo mismo cabe decir de Facebook. Google+ no termina de explotar pero ofrece bastante presencia en la red, sobre todo para blogueros o colaboradores de publicaciones en internet.

Pero ojo con las redes sociales. Un tuit comprometido puede perjudicar mucho nuestra imagen. En este sentido, consideramos que es imprescindible diferenciar nuestra identidad digital profesional del resto de nuestras actividades. En mi opinión, el perfil de Twitter o Facebook no debe mezclar cuestiones personales con temas de trabajo.

No todo el mundo lo hace así y a veces es común ver una foto de unos pies en una playa paradisiaca junto a un artículo escrito para un medio importante. Los negocios son los negocios y el placer es el placer…Si no diferenciamos el trabajo de lo demás, corremos el riesgo de dar una imagen poco seria. Pero es cuestión de gustos.

La identidad digital puede reforzar nuestra reputación online. Y así llegarán nuevos clientes para nuestro negocio o servicio. No es imprescindible tener una cuenta de Twitter con 10.000 seguidores. Pero ayuda. El problema, claro está, es que hay que dedicarle tiempo. Los seguidores no caen del cielo.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 10]

Artículos relacionados---

Deja un comentario---

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.